La esfera negra, de Manuel Trigo.

He leído recientemente una novela de cuya existencia me enteré por casualidad: “La esfera negra” (Ediciones Absalon). Y lo menos que puedo hacer para devolverle el favor al autor, Manuel Trigo, por haberme hecho pasar tan buenos momentos, es escribir esta modesta reseña.
Tal como avisa en la contraportada, comienza como una novela realista cualquiera. Un escenario real (comienza en Madrid a finales del siglo XX) y unos personajes cotidianos no dan la sensación de que el libro se convertirá al final en algo que sólo puede escribir quien posea una gran imaginación.

Andrés toma el protagonismo al comienzo de la obra, y permitidme que no aclare esto para no destrozar la novela. Es un ser extraordinario que ya desconcierta desde las primeras páginas. Aparentemente es un indigente y con él conoceremos algunos otros personajes representativos de las capas sociales más bajas, pero sólo para que Andrés se relacione con ellos y poder mostrar al lector la personalidad y otras características de Andrés.
Pronto saldrá de este ámbito que ha servido de introducción y poco más, pues ya conocemos el halo de misterio que le rodea y su superioridad. Poco a poco va mostrando su verdadero ser, de modo que el lector se va acostumbrando, tanto a sus extravagancias, como a sus “virtudes”. Y es a través de éstas últimas que comenzamos a entrar en el terreno del género fantástico y de la ciencia-ficción, de ambos diría yo. Aunque en la sinopsis parece darle más importancia al género fantástico “con sutiles pinceladas de ciencia-ficción”, yo me inclino por dar más peso a este último y definir las partes que el autor llama fantasía como ci-fi blanda. Sea la clasificación que cada uno le quiera dar.

Hemos seguido leyendo y, sin darnos cuenta, nos hemos sumido en el mundo que nos presenta el protagonista y nos sentimos cómodos en él. Una concepción del mundo, y de la vida muy poco ortodoxa y contrapuesta a la interpretación que hacen las religiones, por lo que puede levantar ciertas polémicas. Desde luego que no es recomendable para los religiosos cuya beatitud cierre sus miras, pero sí para aquellos, que aún siendo religiosos, acepten que no todo es tal como se les contó desde pequeños. Y en este sentido estoy rabiando por no poder explicar ciertos detalles del protagonista. Es que suceden “cosas” demasiado pronto en el hilo argumental y lo que sucede después debe de ser una sorpresa para el lector que ha de descubrir cuando el autor decide que es el momento adecuado, no cuando a mi me apetezca reventar la historia.

Manuel Trigo utiliza un lenguaje sencillo y de rápida lectura, pero con un uso rico del lenguaje y de recursos literarios que hacen las delicias de quienes busquen calidad en el texto además de en la historia que se narra. Son 518 páginas de disfrute ininterrumpido, y muy adictivas. Hay una zona en las que el nivel puede bajar un poco la atención de algunos lectores. A mí personalmente me encantó esta parte, pero a mi pareja le pareció más espesa. Se trata de ciertos “cuentos” que un personaje narra a otros. El estilo de estos cuentos, además de jugar rompiendo la línea argumental, comenzando por el centro de la historia, luego hacia el principio y luego el final, entra de lleno en el campo de la ciencia ficción algo más dura, aunque los tecnicismos son comprensibles. No obstante, incluso mi pareja, al seguir leyendo, comprendió que esos cuentos son una introducción vital para el desarrollo posterior de la historia. De todos modos, son historias contadas a personajes que tampoco se enteran, por lo que si algún tecnicismo concreto no se entiende bien, y el personaje no insiste en aclararlo, se puede continuar leyendo sin darle mayor importancia.

Prefiero no adelantar el hilo principal tal como se atreve el autor o el editor en la sinopsis y recomiendo no leer la contraportada, entiendo que algo había que escribir detrás, pero creo que es mejor dejarse sorprender en cada página.

He pasado muy buenos momentos en esta novela. He reído con el humor ácido e ingenioso del protagonista, me he enamorado de un par de muchachitas (y mi pareja de un par de muchachitos), he tenido que desanudar mi garganta en varias escenas muy emotivas y he alucinado en colores con otras escenas absolutamente delirantes. Una en concreto, muy erótica, muy macabra, muy original e igualmente delirante. Sabréis a cuál me refiero en cuanto la leáis.

De entre todos los libros que he leído últimamente, éste es sin duda el que merece un diez y hace que ninguno otro suba su nota de un ocho. Es posible que sólo sea que tuve mala suerte al elegir los títulos que leí el último año, quizás más tiempo.

Cuando cerré el libro puse Internet patas arriba buscando otros títulos de Manuel Trigo. Por desgracia nos tendremos que contentar con este, pues es su primera novela. Parece que tiene otro título, “Vera Lux”, que tiene terminado y “en fase de pulimento” como dice en su propia web. Según él, sólo lo han leído dos colaboradores y ambos aseguran que es aún mejor, en contra tiene que es más corto. Yo con “La esfera negra” hubiese continuado hasta el infinito y más allá. Me dio mucha pena que se acabase. Si “Vera Lux” es mejor y se termina antes será como irse de vacaciones y tener que regresar a los tres días. Pero dejemos esa nueva novela para cuando se publique y entretengámonos mientras con algunos de sus relatos.

Tiene varios premiados visibles en su web. Uno de ellos, “Azul marino (En blanco y negro)” es sublime. Ciencia-ficción pura y dura y a la vez tremendamente humana, pues son los angustiosos pensamientos de alguien que… Lo siento, no puedo desvelarlo. En su web hay un enlace a la página de “Tus Relatos”, donde tiene más relatos colgados que en su propia web (ignoro el motivo). Algunos de ellos son igualmente buenos, otros no lo son tanto, aunque las valoraciones que le dan sus compañeros son igualmente altas. Entre ellos encontramos desde ciencia-ficción hasta fantasía onírica y alguno más erótico (”Mi bella durmiente”), así como una preciosa ucronía muy acorde con los tiempos que corren.

Sin duda estamos ante un nuevo talento dentro del panorama español que habrá que vigilar de cerca.

Nuño G. M.

Esta reseña la realicé hace unos meses para la web de fantasymundo.

 

FICHA DE LA NOVELA: 

Título Original: .
Fecha de Publicación: Febrero 2009.
Autor: Manuel Trigo.
Editorial: Absalon Ediciones.
Nº de Páginas: 520.
Cubierta: Rústica cosida con hilo y encajada.
ISBN: 978-84-936184-5-2.
Precio: 17,95 €.  
SINOPSIS:

En un mundo real y entre personajes cotidianos se camufla Andrés, un ser extraordinario que sufre las consecuencias de vivir alejado de la mujer a la que ama de un modo sobrehumano. Obsesionado por encontrarla, desempeña complicados roles que provocan las situaciones más insólitas. Andrés dispone de recursos de los que no quiere hacer ostentación, aunque a veces se vea obligado a utilizarlos. Los resultados, siempre inesperados, son capaces de afectar a los que le rodean y, en ocasiones, al resto de la humanidad.

“La esfera negra” no está a mitad de camino entre la novela realista y la fantástica, es precisamente una metamorfosis de la primera a la segunda, con sutiles pinceladas de ciencia ficción. Las introducciones sobrenaturales son tan progresivas que el lector entra sin esfuerzo en el escenario de Andrés para conocer su sorprendente idea de la concepción del mundo e incluso de la vida.



3 Responses a “La esfera negra, de Manuel Trigo.”

  1. Pues tiene muy buena pinta. Otro más a la lista interminable de pendientes… Debería dejar de leer blogs sobre literatura, ja ja ja, porque mi lista cada vez es maaaaas larga.

    Saludos y gracias por la reseña

  2. Bienvenida, Morgana LeFey.
    Acabo de inaugurar y ya hay comentarios. Se agradece mucho, pero espero que no sea un aluvión de comentarios y me sienta obligado a responder a todos y mi tiempo libre desaparezca…
    Tengo varias reseñas pendientes, pero lo que me desanima es que después de La esfera negra no he leído ninguno que esté a su altura. Ya veré si bajo el listón o escribo sober algún libro antiguo.

  3. Hola, ¿que tal? Pues sí, leí el Silmarilion hace unos años. Muy… denso.
    Oye, no te desanimes. No todo lo que leas ha de ser genial. Con que sea bueno, ya es suficiente, ¿ no crees? Además, con el paso del tiempo variamos muchísimo de gustos y de opinión.

    Venga, anímate y publica más reseñas. ¡Que ya tienes una fan!

Dejar un comentario